TÉCNICA CONTRA INSTINTOS BÁSICOS

¿Has pensado alguna vez lo indefenso que nace el ser humano? Sin ropa, sin capacidad de comunicarse, desplazarse ni comer por si mismo, y aun como adultos, dejamos en manos del instinto cosas tan importantes como la supervivencia, esa asignatura que nunca encontraremos en el colegio. Bueno, quizá a lo largo de nuestra vida nos hagan un simulacro de incendios en el colegio o en la oficina y nos enseñen a hacer un RCP que en su momento, nunca o casi nunca aplicaremos por inseguridad o porque olvidamos cómo hacerlo.

¿Por qué no nos dan clases para poder estar preparados para las sorpresas que nos depara continuamente el medio natural? Caen cuatro gotas y nos metemos con un coche en un túnel inundable, o nos creemos super héroes intentando cruzar una riada con él. La mayoría sabemos conducir, leer, escribir… pero y movernos en el medio natural. El simple hecho de andar por un terreno irregular puede ser, para muchos, toda una odisea de tropezones.
¿Sabrías leer las corrientes de un río? ¿Saldrías de un remolino o te librarías de las corrientes marinas que tantas personas han sufrido y les ha costado la vida?

Las empresas que realizamos los tan conocidos “deportes de aventura” no estamos sólo para ofreceros un rato de diversión o aventura por unos euros. Nos gustaría despertar vuestra curiosidad por lo que habéis hecho, porque las técnicas, tanto de barranquismo/escalada, de piragüismo y demás deportes en el medio natural, pueden enseñarnos, no sólo a salvarnos a nosotros mismos en este tipo de situaciones, sino a rescatar también a otros (cuánta gente se ha ahogado intentando rescatar a otro).

Y ahora viene el porqué del título… MUCHAS VECES, NUESTRO INSTINTO DE SUPERVIVENCIA ES CONTRARIO A LO QUE DEBERÍAMOS HACER TÉCNICAMENTE PARA PODER LIBRARNOS DEL PELIGRO.

Os dejamos un vídeo que explica muy bien lo que sucede bajo el agua en una aparente inocua caída de agua, que genera una turbulencia que en nuestro argot se denomina “rebufo”, y que es claro ejemplo de ese conflicto que da título al post, ya que nuestro instinto nos pide nadar a la superficie en busca de aire justo en el punto donde el agua recircula y nos matiene en el bucle como si de una lavadora se tratase, volviendo a sumergirnos una y otra vez hasta acabar con nuestras fuerzas, en este caso, nuestro instinto nos hace actuar de forma opuesta a la que nos daría la salvación, ya que como se indica en el vídeo, la única salida está, cuando la hay… nadando hasta el fondo para coger la corriente baja que nos sacaría del atolladero.

Otras técnicas como la del esquimotaje (desvolcar un kayak cuando vuelcas) son también “contra-instinto” ¿Quieres saber cuántas más?

Esperamos que el vídeo os resulte interesante y además os alerte de la cantidad de peligros que hay bajo una bonita espuma en la que nos apetecería zambullirnos (y de hecho muchos han hecho por desconocimiento), de ahí la importancia de SEGUIR SIEMPRE LAS INSTRUCCIONES DE LOS GUÍAS, ya que ellos saben en qué puntos del río o el medio en el que os halláis tenéis diversión, y en cuales podríais encontrar todo lo contrario.

Stay Safe!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

logo